Tu Jardin Interior

Prácticas de linda vida

droppedImageMi propuesta brotó de una semilla inquieta: Si el contacto es la comunicación más primitiva e intuitiva ¿por qué vivimos tan distantes de nuestra esencia? ¿Cuándo perdimos la capacidad de sentirnos y entender los procesos de nuestros cuerpos? ¿Cómo fue que desconcectamos de las emociones que ellos albergan? ¿Desde cuándo necesitamos títulos especiales para tocarnos, comprendernos con cariño en silencio?

En algún momento perdimos de vista que somos Naturaleza, que sus leyes nos constituyen y atraviesan. Desperdiciamos la maravillosa capacidad de ser humanos y actuar sobre nuestro propio mundo para armonizarlo.

Formamos parte del jardín de la Naturaleza, tenemos además intuición e inteligencia… Nacemos jardineros. Reasumamos el placer de conocernos, de conectarnos realmente desde dentro, de sumar calidad y profundidad al encuentro.

El contacto consciente y atento lleva luz a nuestro jardín interno, nos ayuda a escuchar sus mensajes  y conectar con la sabiduría natural que fluye dentro nuestro. Por eso lo usamos aquí como herramienta distintiva, para abrir camino y zambullirnos en el juego del Universo (que es tu cuerpo).